La Economía de la Atención: nuestra Atención está siendo Vendida








La Economía de la Atención: nuestra Atención está siendo Vendida

| Tiempo de lectura: 4 min

Ayer inicié sesión en Facebook para ver un video de un jóven que estaba tan borracho que no se podía sentar solo. Después vi una historia de una señora de 101 años que nunca había visto el mar y después terminé leyendo 10 tips para escoger una buena serie en Netflix.

Esto es lo que vivimos hoy en día: un flujo constante e inagotable de elementos basura que pasa por nuestros ojos y entra a nuestros cerebros a la velocidad de una pantalla táctil, a la velocidad de la luz (literalmente).

Resultado de imagen para mucha información

El fenómeno de las niñas Kardashian representa casi todo lo que detestamos sobre la era de las redes sociales: contenido inútil, sin sentido y que odias mirar, pero que por alguna razón nos mantiene picados.

La era de las redes sociales está cambiando la economía básica de nuestra vida cotidiana. Y desafortunadamente, es gente como Kim Kardashian y las marcas globales quienes se están aprovechando de esta nueva etapa.

La Economía de la Atención

En los inicios de la civilización humana , la tierra era el principal recurso para el ser humano. Había una cantidad limitada de tierra productiva, por lo tanto, había una cantidad limitada de alimentos. Eventualmente, cuando la revolución industrial golpeó, el recurso prioritario ya no era tierra, ya que las máquinas ahora podían ayudar a cultivar alimentos más que suficientes para todos,  ahora el recurso limitado era el trabajo. Luego, en el siglo XX, las civilizaciones producían más de lo que cualquier persona necesitaba o podía comprar, el nuevo recurso estrella para la sociedad ya no era ni el trabajo ni la tierra,  ahora era el conocimiento.

Resultado de imagen para attention

Hoy en día, como ya mencionamos, tenemos acceso a muchísima información en Internet, es por esto que el valor del conocimiento y del “saber” está disminuyendo con cada segundo que pasa. Ahora vivimos en una economía que apunta a un recurso muy especial y personal: nuestra Atención.

Esta es la razón por la cual todo se está convirtiendo en una versión de softcore porn: videos musicales, comerciales, películas y reality shows. Y cuando no es pornografía softcore, entran las imágenes denominadas “food porn”, “disaster porn”, etc.

La calidad de esa atención no importa. Lo que importa es el tiempo de atención. Esta atención es un activo, el activo más valioso de la nueva economía y las redes sociales son protagonistas de esta nueva tendencia. Estas plataformas sociales dependen totalmente de los ojos y clics para obtener todos sus ingresos, para ello, diseñan algoritmos que muestran únicamente la información más llamativa y emocionante disponible en tu red social, porque si tus noticias estuvieran llenas de cosas profundas, densas y aburridas, dejarías de mirarlo.

Esto tiene efectos drásticos en nuestras percepciones de la sociedad y más aún en nuestras vidas personales. Una peculiaridad de la Atención es el hecho que solo podemos enfocarla en una cosa a la vez. Sí, existen algunas personas en el mundo que tienen la habilidad de atender varias cosas al mismo tiempo, pero son muy pocas y es porque tienen una anomalía en el cerebro. La realidad es que los seres humanos podemos pensar en una sola cosa a la vez; si cerramos los ojos, podremos visualizar una sola idea en un momento preciso. Esto es lo que hace que este recurso sea tan preciado y tan atacado hoy en día y en el futuro.

Resultado de imagen para atención

 

El acceso ilimitado al conocimiento brinda una oportunidad ilimitada. Pero solo para aquellos que aprendan a administrar la nueva moneda: su atención. En la nueva economía, el activo más valioso que podemos acumular no es dinero,  no es riqueza, ni tampoco es conocimiento, el activo más valioso hoy en día es la capacidad de controlar nuestra propia atención y enfocarla en lo que nosotros verdaderamente querramos.

Porque hasta que seamos capaces de limitar nuestra atención, hasta que podamos alejarnos por voluntad propia, de todas las publicaciones “tontas” de personas como Kim Kardashian, hasta que podamos elegir conscientemente lo que tiene valor para nosotros y lo que no, tú y yo y todos los demás continuaremos recibiendo la basura indefinidamente. Y no mejorará, empeorará.

En el futuro, nuestra atención será vendida. Y las únicas personas capaces de capitalizarla serán las personas que puedan dominar su propia y tan preciada atención.

 

 

 

Únete a nuestra comunidad DaCodes. para mantenerte informado con los temas más interesantes del mundo digital.

Sin comentarios

Comments closed