fbpx

Este es un artículo de Jonathan Ruiz Torre, columnista y Director de Proyectos Especiales en El Financiero. La versión oficial de esta nota fue publicada en la columna Parteaguas de El Financiero el 18 de marzo de 2021.

¿Por qué ni Walmart, ni Soriana, superan a Amazon o Mercado Libre ahora que muchos compran por internet? Quizás porque estas dos últimas son muy simples.

El pago fluye, las cosas llegan desde cualquier parte y si algo sale mal, la devolución del dinero no tarda.

Que hayan puesto en el centro a su cliente y la facilitación de procesos es lo que les ayuda tal vez, en el mundo del comercio electrónico de la gente común, en el que jugamos todos.

Pero hay un mundo más pequeño compuesto por personas que todavía terminan decidiendo lo que tiene que ver con ‘sistemas’ y todo lo tecnológico en las compañías. Es el mundo de estos personajes que suben aceleradamente en la escala social del mundo: el de los ‘desarrolladores’ de software

No importa si muestran un título profesional o no. Si entre los amigos hay alguien que sepa ‘de código’, desde 2020 ese individuo dejó de ser un personaje oscuro y ahora es víctima de preguntas anodinas: “¿Cómo sabe el celular lo que estoy pensando?” o “¿Nos van a afectar los cambios en el WhatsApp?”.

Cuando no sufren por los cuestionamientos de los mortales, estos aspirantes al Olimpo intelectual deciden qué aplicaciones o qué software debe comprar la empresa para resolver, por ejemplo, sus cobros electrónicos en tienda o por internet, ahora que todos quieren hacer ventas en línea.

Entre ellos corrió la versión de que Stripe funciona con todas las plataformas y bancos… los pagos fluyen, el dinero llega y si sale algo mal, la devolución no tarda. Al final, los desarrolladores también son humanos y los sentimientos cuentan.

“Acepta pagos y transfiere dinero a todo el mundo con las potentes API y soluciones de software de Stripe diseñadas para ayudarte a captar más ingresos”, detalla en su sitio la compañía.

Claro que existe PayPal o Mercado Pago, pero ninguna de estas dos convencieron –a decir de la evidencia – a tantos desarrolladores que trabajan para comercios y bancos.

Stripe, una compañía privada fundada por dos hermanos que acaban de llegar a sus ‘treintas’, vale 95 mil millones de dólares a partir de esta semana.

Es un monto que casi pagaría toda la deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex) de un tajo.

Esa cifra duplica el valor de ese Grupo BBVA que tiene dinero suficiente para exhibir su nombre en el edificio más alto de Paseo de la Reforma.

Vale el doble que América Móvil, la dueña de Telcel y 10 veces más que Grupo Bimbo, solo como referencia.

Fueron los irlandeses Patrick y John Collison –de 32 y 30 años– quienes fundaron hace 11 años la plataforma de pagos Stripe que esta semana desbancó a Facebook, Space X o Airbnb y a todas las empresas tecnológicas, como el más valioso ‘unicornio’ jamás fundado en Estados Unidos.

Ellos operan los cobros de Amazon, Booking o Lyft, pero también compiten en el mercado de esos dispositivos que los grandes y pequeños negocios colocan en sus celulares para cobrar con tarjeta de crédito. A cambio cobran una tarifa que no es barata: entre 1.4 y 2.9 por ciento de la transacción con tarjeta.

El lunes, los hermanos Collison recibieron 600 millones de dólares de inversionistas por una parte de sus acciones, con lo que el valor total de éstas roza ya 100 mil millones de dólares.

El ascenso de Stripe está en su enfoque en su cliente principal.

“Stripe Terminal te permite estar en el mundo físico además de estar en internet, ya que con él puedes crear tu propio proceso para compras en persona. (Nuestro producto llamado) Terminal, pensado para plataformas y comerciantes de hoy, te ayuda a unificar tus canales online y sin conexión con herramientas flexibles para desarrolladores, lectores de tarjetas precertificados y gestión de hardware basada en la nube”.

Así les hablan, por ejemplo, en su sitio en español, que en el mismo menú reserva un espacio para ellos, los desarrolladores.

Los Collison ya prometieron que sus oficinas centrales estarán en Irlanda, su tierra, en donde contratarán a un montón de personas. Noten acá en México el valor de entrenar debidamente a la gente.

Para leer la nota original visita el siguiente enlace:

 https://elfinanciero.com.mx/opinion/jonathan-ruiz/apenas-30-anos-y-su-empresa-ya-vale-el-doble-que-bbva?fbclid=IwAR2YH88PGPKqPoVnirsMJvp4ebMbC7Zu5CRIccq-SLvcZFJuuQWE-h-7YDg

Post Relacionados

Idioma
Abrir chat
¡Habla con nosotros!
¡Hola! Me gustaría recibir más información